La Comunidad Terapéutica San Juan Pablo II cumple con todos los requisitos legales y profesionales necesarios para funcionar como centro de rehabilitación para menores y adolescentes con consumo problemático de alcohol y otras drogas.